pacificenergy | Responsabilidad
16897
page-template-default,page,page-id-16897,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Responsabilidad

ENERGIA VERDE

Calentar su casa con las estufas de leña de PacificEnergy significa elegir una solución verde para calentar su casa.

Desde 1978 la ciencia del calor de madera, y el concepto de la responsabilidad ambiental, ha sido una parte esencial del desarrollo de los productos de PacificEnergy.

En la década de 1980, PacificEnergy perfeccionó el sistema de combustión secundaria y se convirtió en un líder reconocido en la tecnología de combustión limpia. La mejora de rendimiento y eficiencia energética del medio ambiente ha continuado siendo el objetivo principal de PacificEnergy, llegando a ser líder en la industria de forma natural.

“El calor de la madera es una elección responsable. A diferencia de los combustibles fósiles, la leña es una fuente de combustible sostenible que no contribuye al calentamiento global. La quema de leña simplemente acelera el proceso de descomposición natural.”

 

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ahorrar dinero al mismo tiempo

La leña es una fuente de energía renovable como la eólica, la energía solar y la energía hidroeléctrica. Para afrontar el reto del calentamiento global, tendremos que utilizar más las energías renovables y menos petróleo, gas y carbón en el futuro. La calefacción con leña puede ser una parte de la solución, siempre que la leña se quema de manera eficiente. Afortunadamente, esto no es difícil de hacer en estos días.

Debido a que los nuevos árboles crecen para reemplazar a los que mueren o se cosechan, la quema de leña no contribuye al calentamiento global y al cambio climático de la forma en que los combustibles fósiles lo hacen. Cuando se queman petróleo, gas y carbón, el carbono que contienen (que fue enterrado hace millones de años) se oxida a dióxido de carbono (CO 2), el principal gas de efecto invernadero. El uso de combustibles fósiles aumenta la concentración atmosférica de CO 2.

La madera también libera carbono cuando se quema, pero su uso es casi neutro en carbono ya que los árboles absorben CO2 a medida que crecen. Cuando caen los árboles en el bosque y se descomponen liberan la misma cantidad de CO2 como si estuvieran quemadas. En otras palabras, la descomposición es la oxidación lenta, mientras que la combustión en una estufa de leña es la oxidación rápida, con calor como el principal subproducto. Cuando se considera el ciclo de vida de árbol normal de unos cincuenta años, la calefacción con leña puede ser considerado casi CO 2 neutral, a excepción de la energía utilizada para el proceso de la cosecha y el transporte de la leña.

Al calentar nuestras casas con leña, simplemente estamos aprovechando el ciclo natural del carbono en el que CO 2 fluye en la atmósfera hacia el bosque y de vuelta. Cuando la madera se quema como un sustituto de los combustibles fósiles, el resultado es una reducción neta de las emisiones de CO2. Por cada 4 metros3 de leña utilizada para la calefacción del hogar en lugar de aceite, más de una tonelada de carbono se mantiene fuera de la atmósfera. Un montón de familias de las zonas rurales y ciudades pequeñas podría fácilmente reducir sus emisiones de carbono en cuatro toneladas cada invierno mediante la sustitución de la leña por dos tanques de gasoil.

Los árboles pueden ser considerados como grandes pilas porque toman la energía del sol y lo almacenan en la madera. La quema de madera convierte la energía almacenada en calor.

Las estufas de leña antiguas podrían calentar una casa, pero desperdiciaban la madera y hacían una gran cantidad de humo. Desde 1990, una nueva generación de estufas de leña, hornos, chimeneas y calefacción han estado disponibles. Ellos pueden ser fácilmente identificados porque están certificados por la Agencia de Protección Ambiental. Estos quemadores de leña de avanzada tecnología no sólo ganan alrededor de un noventa por ciento menos humo que los antiguos, sino que también se queman alrededor de un tercio menos de leña para hacer el mismo trabajo de calefacción.

Siempre haciéndose de manera responsable, la calefacción con leña puede ser una manera de ser amable con el medio ambiente. Como un beneficio adicional, leña cuesta mucho menos que otras alternativas.

Este artículo fue creado por el Instituto de Política de Calor de madera.

www.woodheat.org

REGISTRA TU PRODUCTO PARA SU GARANTÍA DE POR VIDA Y INFORMACIÓN UTIL